Gobierno y Parlamento apuran votación de Ley de Carretera Eléctrica que favorece a HidroAysén

Senadores y diputados contra HidroAysén el 21 de mayo de 2011.  ¿Seguirán en su postura?  Lo veremos en sus votos de las leyes HidroAysén.

Senadores y diputados contra HidroAysén el 21 de mayo de 2011. ¿Seguirán en su postura? Lo veremos en sus votos de las leyes HidroAysén.

De espaldas a la ciudadanía y en la última sesión antes del receso estival, el Presidente del Senado, en acuerdo con el Ejecutivo, puso en el primer orden del día para hoy la votación en general en la sala del proyecto de ley sobre carretera eléctrica (Boletin N° 8566).

El Consejo de Defensa de la Patagonia (CDP) manifiesta su más enérgico rechazo a este proyecto, de enorme trascendencia para el país y que está siendo tramitado de manera apresurada, debido a la urgencia suma que le impuso el Ejecutivo en respuesta a las presiones de la industria eléctrica y minera. Entre las razones medulares de este rechazo se cuenta:

1- El proyecto pretende profundizar el paradigma actual de transmisión a gran escala. El país necesita un modelo moderno descentralizado, de sistemas de transmisión a menor escala, por macro-zonas, compatible con la generación distribuida o de ‘redes inteligentes’, con particular énfasis en facilitar la inyección de energía proveniente de fuentes renovables no convencionales.

2- Es un proyecto que responde a intereses particulares y privados, no a las necesidades del país.

3- Tiene como fin último allanarle el camino a HidroAysén.

4- No soluciona el tema de la transmisión eléctrica en Chile en el corto plazo, principal cuello de botella para la inversión en fuentes de energías limpias y seguras.

5- La priorización de este proyecto es la respuesta del gobierno al “Colbunazo” –mayo 2012-; no responde a una política eléctrica de largo plazo consensuada con la sociedad civil, que ha planteado esta demanda desde hace años.

6- De aprobarse esta indicativa tal y cómo está, afectaría a muchos predios particulares, incluyendo áreas protegidas públicas y privadas, además de comunidades indígenas.

7- El proyecto debió ser sometido a consulta previa según el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo OIT, ratificado por el Estado de Chile.

8- Este proyecto profundiza el control de las grandes generadoras y transfiere el 75% de  los costos a las familias chilenas.

9- El proyecto no permite una mirada descentralizada hacia un sistema eléctrico nacional que abastezca los polos productivos.

10-  Si el proyecto se aprueba, dificultará la capacidad legislativa del Congreso Nacional, puesto que se produce un traslape de temas con el proyecto de Ley de Concesiones Eléctricas (Boletín N8270), que actualmente se encuentra en la Cámara de Diputados.

En definitiva, se trata de un proyecto que, como ya ha sido denunciado en reiteradas oportunidades, tiene como objetivo principal eliminar obstáculos para el desarrollo del proyecto HidroAysén, de las empresas Colbún y Endesa/Enel, pues facilitará la construcción de la línea de transmisión para trasladar la energía generada en las mega represas en la Patagonia hasta la zona central y norte del país.

Esta iniciativa ha sido cuestionada desde que fue anunciada por primera vez por el gobierno. Si bien en su momento numerosos parlamentarios adherieron a la campaña Patagonia Sin Represas (como lo atestigua la foto que se adjunta) y se han manifestado en contra del proyecto HidroAysén, hoy su posición parece haberse debilitado, y se muestran dispuestos a aprobar la idea de legislar sobre un mal proyecto para el país, que sólo beneficia a  los mismos de siempre: las grandes generadoras.

El Ejecutivo tiene intenciones de acelerar los proyectos vinculados con el sector eléctrico, incorporándolos como parte de su “agenda proinversión”, con lo cual a las gestiones del ministro de Energía, Jorge Bunster, su suma ahora el poder de negociación política del ministro de Economía, Pablo Longueira, para sacar adelante estos proyectos en el Parlamento.

Sin embargo, de aprobarse este proyecto significaría que el Estado asume los conflictos socioambientales que se generen, incluyendo en territorios indígenas, áreas protegidas y con propietarios privados, por lo que los senadores deben considerar muy bien los reales impactos de largo plazo antes de votar este proyecto.

Llamamos a la ciudadanía a estar atentos sobre qué dicen y cómo votan nuestros parlamentarios, lo compromisos deben ser honrados. Debemos exigir consecuencia en las declaraciones de nuestros legisladores. Decir NO a este proyecto de carretera eléctrica es decir NO a HidroAysén y similares.

Acerca de psegura

Periodista de Coyhaique. Involucrado en el desarrollo sustentable de la Región de Aysén, en la Patagonia chilena. psegura@gmail.com (56-99) 9699780 skype: patricio.segura / twitter: patsegura
Esta entrada fue publicada en hidroaysén, patagonia sin represas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s